Circuitos radiantes: Flujo Regulador

Circuitos radiantes: Flujo Regulador

En los anteriores artículos hemos visto circuitos radiantes que funcionaban también como meridianos y/o que trabajaban en conjunto, como el caso del tándem Central-Gobernador y del Bazo-Triple Calentador. En este artículo hablaremos de un flujo que es únicamente C.R. y que trabaja de forma independiente, por decirlo de alguna forma ya que siempre debemos tener presente que todo en el sistema energético está conectado y cada parte afecta a las demás.

Trazado del Flujo Regulador por su parte Yin (izda.) y Yang (dcha.)

Conocer el Flujo Regulador

Este circuito puede verse como un resplandor de un azul intenso mezclado con matices plateados que recorre el cuerpo desde la cabeza hasta los pies trazando la forma que vemos en la imagen del principio del artículo.

El flujo regulador, como su nombre indica, se encarga de «regular» en todos los sentidos y a distintos niveles; a nivel físico regula el sistema circulatorio, el sistema inmune y el hormonal, lo que significa que al estar encargado de estabilizar las hormonas regula también nuestros estados de ánimo. A nivel mental y emocional también ayuda a lidiar con los traumas y a adaptarse a los cambios. Cuando este circuito funciona correctamente, las cosas nos parecen más fáciles y ligeras, y nuestro buen ánimo nos lleva a observar la vida de una forma más liviana.

Técnicas para estimular el flujo regulador

Para que las energías de este circuito fluyan adecuadamente podemos empezar trazándolo y continuar con algunos ejercicios específicos.

Para trazar el Flujo Regulador colocamos las manos tapando los ojos, las puntas hacia arriba y los pulgares en la mandíbula; trazar un corazón en la cara subiendo las puntas de los dedos por encima de las cejas y bajando por los lados, seguir por la parte delantera del cuello hasta el pecho; abrir hacia fuera, abrazar los brazos hasta que las palmas sostengan los codos, volver al pecho, abrir hacia fuera por el pecho y bajar hasta las caderas, seguir por la parte interna de las piernas hasta llegar a los pies y apretar los lados del medio del pie (esto afecta a los meridianos del bazo y de la vejiga), para terminar soltando hacia delante o, si se prefiere, volver a subir a lo largo del meridiano del bajo y golpetear los puntos finales de éste para estimular su circulación.

Este circuito tiene una parte Yin (delantera) que es la que acabamos de trazar, y una parte Yang (trasera) que se puede trazar de la forma siguiente:

Desde el extremo exterior del ojo rodeamos la oreja y bajamos por el lado del cuello (como cuando sedamos el meridiano del Triple Calentador); abrazamos los brazos y al llegar al pliegue medio del brazo presionamos un poco con la punta de los dedos; desde las caderas vamos bajando por la parte posterior de las piernas hasta salir por la parte delantera de los pies. Se puede subir de nuevo por el meridiano del bazo y golpetear los puntos finales.

Otros ejercicios útiles y muy sencillos para estimular este flujo son:

  • Estirar el cuello colocando una mano en la mandíbula y otra en la base del cuello, y tirar en sentidos opuestos, haciendo esto a lo largo de toda la parte frontal. Es muy bueno también para abrir y desbloquear las cámaras del chakra de la garganta.
  • Dar pequeños pellizquitos a lo largo y ancho del cuello; es lo que la
    sanadora energética Donna Eden, llama “spindle cell pinch” (esta técnica se suele utilizar en medicina energética para tratar pequeños dolores y molestias, con ello damos a nuestras propias células la indicación de que el dolor ya no es necesario en esa zona, pero como vemos también se puede usar para estimular el Flujo Regulador)
  • Estirar el empeine del pie moviendo éste hacia delante y hacia atrás.
  • Presionar la almohadilla del pie entre el pulgar y el segundo dedo.

Si practicamos algunas de estas técnicas (¡o todas!) diariamente, lo que nos ocupa escasos minutos de nuestro tiempo, conseguiremos mantener este importante circuito radiante funcionando adecuadamente y por tanto tanto nuestra salud física como nuestro estado de ánimo mejorará considerablemente.

En el siguiente artículo os hablaré del Flujo del Puente, un circuito que se encarga fundamentalmente de conectar las distintas partes de nuestro sistema energético.

Circuitos radiantes: Flujos del Bazo y Triple Calentador

Circuitos radiantes: Flujos del Bazo y Triple Calentador

En el artículo anterior hablamos de los flujos Central y Gobernador, un par de vasos que trabajan juntos para ofrecernos principalmente protección energética y claridad. En el artículo de esta semana veremos otro par de circuitos que funcionan tanto de forma independiente como complementariamente el uno del otro y que ya conocemos ya que son también meridianos energéticos: se trata de los flujos del Bazo y del Triple Calentador.

Flujos del Bazo (izquierda) y Triple Calentador (derecha)

¿Meridianos o Circuitos Radiantes?

Como decíamos, estos dos flujos son polifacéticos y actúan como meridianos o como C.R. dependiendo del estado en el que se encuentren. Podéis repasar el artículo sobre el sistema de canales, donde hablábamos de todos los meridianos principales, pero mencionaremos aquí las características principales para que podáis ver el contraste de ambas funciones.

El flujo del Bazo, en su función como meridiano, se encarga de que podamos metabolizar tanto los alimentos que ingerimos como las emociones que consumimos; a nivel tanto físico como energético el meridiano del bazo nos ayuda a procesar y asimilar todo lo que llega a nosotros y entra en nuestro sistema. Como circuito radiante nos ayuda a cuidar de nosotros mismos e irradia la fuerza vital al tiempo que metaboliza las energías del cuerpo. Este circuito presenta un resplandor dorado con matices violáceos.

El Triple Calentador, como meridiano es un guerrero defensor que constantemente intenta defendernos de los innumerables peligros que amenazan a nuestro sistema energético y así se vincula al hipotálamo para trabajar con las glándulas suprarrenales con el fin de producir el cortisol y la adrenalina implicados en la respuesta de lucha o huida. En su función como circuito radiante, sin embargo, este flujo nos ayuda a centrarnos y calmarnos, así como a experimentar los cambios de forma positiva y con alegría en lugar de con estrés. Sin perder por completo su carácter de guerrero, como C.R. el Triple Calentador nos aporta resiliencia y fuerza en los momentos retadores de la vida. Se ve como un resplandor púrpura cuando funciona como circuito.

Técnicas para estimular los flujos del Bazo y del Triple Calentador

Para armonizar y activar los flujos del Bazo y del Triple Calentador podemos, como con el resto de circuitos, trazarlos; el del Bazo lo trazaremos en el sentido correcto del flujo pero el del TC es preferible recorrerlo en sentido inverso para extraer el exceso de energía que suele contener este flujo y relajarlo, de manera que deje de actuar como meridiano y entre en su función de circuito radiante.

El trazado del Bazo comienza en el dedo gordo de pie (ambos pies) y va subiendo por el empeine y la parte interna de las piernas hasta la ingle, pasa por el abdomen superior a ambos lados del ombligo (donde se conecta con el estómago, el bazo y el páncreas) y sigue ascendiendo por el torso para llegar a ambos lados de las axilas y bajar de nuevo un poco terminando en las costillas.

El trazado del Triple Calentador parte del dedo anular y sube por el brazo hasta el cuello, rodea la oreja por detrás y termina en la sien. Su trazado inverso iría entonces desde la sien hasta el dedo anular pasando por el cuello y recorriendo todo el brazo en sentido descendente.

Para estimular el circuito del Bazo podemos presionar y masajear suavemente los puntos neurovasculares asociados a este meridiano (puedes ver el esquema de los NV Points en este artículo: Los Puntos Neurovasculares), que están situados a ambos lados de la cabeza, justo por encima de la oreja, y en lo alto de la cabeza un poco por detrás del chakra de la corona.

Un ejercicio muy simple y a la vez agradable que sirve al circuito del Bazo es rascarse la espalda, pero también se puede usar la medicina energética con el ejercicio del auto-abrazo: esta sencilla técnica consiste en poner la mano izquierda en el brazo derecho en la zona justo por encima del codo, y el brazo derecho por delante del torso y por debajo del pecho descansando la mano derecha en el costado izquierdo por encima de la cintura; respiramos profundamente tres veces y alternamos. Este ejercicio conecta Bazo y Triple Calentador para que trabajen juntos al tiempo que relaja a ambos.

Para sedar el meridiano del Triple Calentador y estimular su lado radiante, podemos usar una técnica de medicina energética llamada TW Smoothy (suavizador del TC) que se realiza de la siguiente forma: ponemos los dedos suavemente sobre los párpados cerrados y los arrastramos hacia fuera en dirección a las sienes, donde nos detenemos un momento para respirar profundamente; luego deslizamos los dedos alrededor de las orejas (por encima y por detrás) mientras exhalamos lentamente, seguimos bajando por el cuello y descansamos las manos sobre los hombros justo a los lados del cuello, presionando un poco con los dedos mientras respiramos profundamente al menos dos veces; finalmente bajamos las manos lentamente hasta el pecho, donde las juntamos sobre el chakra corazón y volvemos a respirar profundamente.

Por último, otro ejercicio que beneficia al Triple Calentador en su función como circuito es el llamado Scapula squeeze, que consiste simplemente en extender los brazos a los lados formando un ángulo recto con el cuerpo, subir los antebrazos con las palmas hacia delante (se forma otro ángulo recto con cada brazo) y echar los codos un poco hacia atrás, con cuidado de no sobreestirar, de manera que las escápulas se acercan una a otra y se estiran los músculos del pecho abriendo espacio al chakra del corazón (esto además ayuda a que la energía de ese centro pueda circular mejor).

A partir de los siguientes artículos nos centraremos en flujos que actúan solo como circuitos radiantes y que son generalmente menos conocidos, por lo que los iremos viendo de uno en uno. Nos os perdáis el siguiente artículo donde hablaremos sobre el Flujo Regulador.