Circuitos Radiantes: las energías de la felicidad

Quien más quien menos ha oído hablar de los siete chakras principales o centros energéticos y del sistema de canales o meridianos, vías de energía que recorren todo nuestro cuerpo etérico transportando la fuerza vital. Menos conocidos son los Circuitos Radiantes, también llamados “canales psíquicos” ya que a menudo están relacionados con los dones psíquicos, “flujos extraños” o “vasos extraordinarios”, como se los conoce en el ámbito de la medicina china.

Qué son los Circuitos Radiantes

Los C.R. son flujos energéticos al igual que nos meridianos pero la energía que transportan se mueve de forma mucho más flexible de manera que pueda acudir allá donde se la necesite. Antes de que existiera el sistema de meridianos eran los C.R. los que distribuían las energías por todo el cuerpo; algunos recorridos se hicieron tan regulares que acabaron fijándose en nuestro sistema dando lugar a los meridianos como hoy los conocemos.

Los C.R. son pues más antiguos, primarios, y las energías que distribuyen son las de la felicidad, la alegría y el gozo de la vida, la espontaneidad y la sanación. Cuando estos flujos fluyen con normalidad nos invade una sensación de vitalidad y sobrecogimiento, nos maravillamos y disfrutamos de la vida en todo lo que nos rodea.

Conectar con los Circuitos Radiantes

Aparte de los ejercicios y técnicas que más adelante veremos para movilizar estas energías en nuestro cuerpo, existen formas muy sencillas y naturales de conectar con los Circuitos Radiantes.

Enamorarse es una de las formas más efectivas de hacer que estas energías se pongan en marcha; cuando estamos enamorados nos sentimos elevados, felices, pletóricos y llenos de entusiasmo, el motivo es que están circulando en nosotros estas energías a través de los C.R. Lo mismo ocurre cuando nos liberamos de alguna carga y al hacerlo nos sentimos más livianos, cuando experimentamos una profunda gratitud o contemplamos la belleza sobrecogedora de una obra de arte, de la naturaleza o de cualquier cosa que nos haga sentir profundamente, que nos conmueva.

El disfrute de la vida y la alegría espontánea nos conectan con las energías de los C.R. por lo que reír a carcajadas, escuchar música que nos encante y bailar (ya sea suave o desenfrenadamente, como mejor nos haga sentir en ese momento), sonreír y amar en todos los sentidos y de todas las formas posibles son maneras de despertar estas energías y ponerlas a circular sanando todo nuestro sistema energético.

Conocer los Circuitos Radiantes

Algunos de los C.R. no os resultarán desconocidos pues ya los hemos mencionado en otros artículos; es el caso de los llamados Flujo Central y Flujo Governador, también conocidos como meridianos (aunque no lo son realmente) y como Vaso de la Concepción y Vaso Gobernador. También conocéis ya los flujos del Bazo y del Triple Calentador, que sí actúan como meridianos o como circuitos radiantes según sea el estado en el que se encuentren.

Los menos conocidos ya que solo funcionan como C.R. son el Flujo Regulador, el Flujo del Puente, el Flujo del Cinturón y el Flujo Penetrante. A lo largo de los siguientes artículos los iremos observando uno a uno con más detalle y veremos qué técnicas específicas podemos usar en cada caso para activarlos y mantenerlos radiantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + doce =