Conexión compasiva: ¿ayuda o perjuicio?

Conexión compasiva: ¿ayuda o perjuicio?

A lo largo del tiempo que llevo canalizando los Registros Akáshicos de las personas que acuden a Merkaba para sanar sus bloqueos energéticos, he encontrado que en numerosas ocasiones se detecta un tipo de bloqueo que llamamos “conexión compasiva”. Este tipo de conexión es más habitual de lo que pudiéramos pensar y mucha gente la experimenta sin siquiera saberlo, por lo que me he decidido a subir un pequeño artículo explicando de qué se trata y cómo podemos evitarla.

Esta conexión se crea cuando un alma, consciente o inconscientemente, ofrece sus recursos energéticos a otra para asistirla de alguna forma, ayudarla en su crecimiento y su evolución personal, o bien facilitarle una tarea vital que consideramos excesiva para el alma que asistimos. Así, con la buena intención en el ánimo, permitimos que otra persona (normalmente un ser querido) se conecte a nuestro sistema energético y “beba” de él o bien le enviamos un flujo de energía con el fin de proporcionarle ayuda energética.

Lo que en principio puede parecer un acto altruista y generoso es en realidad nocivo tanto para el que da como para el que recibe, ya que por un lado el dador pierde parte de su propia energía y acaba drenado, y por otra parte el que recibe pierde la oportunidad de conseguir por sí mismo el sustento energético. No es que no podamos enviar energía positiva y curativa a otras personas, está en nuestra naturaleza el deseo de ayudar a nuestros seres queridos, pero la forma en que se entrega puede ser más o menos nociva, y también más o menos efectiva. La energía vital que necesitamos está disponible para todos, podemos obtenerla de distintas formas pero debemos hacerlo por nuestros propios medios si queremos evolucionar y aspiramos a ser energéticamente independientes en lugar de esperar a que otros nos sustenten.

Sin embargo, si realmente deseamos compartir energía con las personas a las que queremos ayudar sí que hay formas de hacerlo sin drenar nuestro propio sistema energético. A continuación os cuento cómo podéis hacerlo de una forma sencilla y efectiva.

A la hora de asistir energéticamente a alguien es recomendable no usar la propia energía sino hacerlo absorbiéndola del núcleo de la tierra; esto podemos hacerlo a través de los chakras secundarios de las plantas de los pies, que están hechos precisamente para ello, para obtener energía vital del centro terrestre. Este ejercicio comienza pues afianzándonos bien en el suelo, preferentemente estando en pie, nos concentramos en las plantas de los pies, sentimos la conexión con la superficie sobre la que nos encontramos y visualizamos un pequeño remolino de color pardo girando en cada una de nuestras plantas, en el sentido de las agujas del reloj; esos conos energéticos son los que absorverán la energía.

Luego visualizamos la energía vital bullendo en el núcleo de la Tierra, es puro sustento para la vida y el planeta nos lo ofrece para que lo usemos siempre que lo necesitemos. Observamos cómo esa energía sube lentamente hacia la superficie, llamada por nuestros chakras plantares, y penetra a través de ellos entrando en nuestro cuerpo energético. Con nuestra intención la conducimos hacia arriba subiéndola por las piernas hasta nuestros chakras principales.

La vamos a ir transportando chakra a chakra comenzando por el centro energético base o chakra raíz; visualizamos cómo la energía del núcleo energetiza ese centro y continua subiendo hasta el centro sacro, lo carga y sigue ascendiendo, llena ahora el chakra plexo solar de energía vital y continúa su ascenso hasta el centro del corazón, el chakra cardiaco. Una vez allí, transportamos la energía a lo largo de ambos brazos llevándola hasta los palmochakras, los centros secundarios de las palmas de las manos. Desde ellos podemos transmitir la energía hacia la persona que deseemos. Podemos complementar la transferencia utilizando una visualización de nuestro ser querido recibiendo la energía, también a través de sus palmochakras, y extendiéndola por todo su sistema energético.

Hay quien me pregunta por el color de esa energía, si es conveniente visualizarla de un color concreto que resulte más sanador. Os puedo decir que los colores verde, violeta, dorado y plateado poseen una vibración altamente curativa, pero al final vuestra propia intuición os dirá qué color es más conveniente usar en cada momento y para cada propósito, visualizad lo que os parezca más cómodo y lo que vuestro corazón os diga que es apropiado para vosotros y para la persona a la que queréis ayudar.

Cuando consideremos que hemos traspasado sufienciente energía, podemos interrumpir el flujo y bien devolver la energía restante a la tierra o bien extenderla por nuestro propio sistema para sanarnos a nosotros mismos. Finalmente, no olvidemos dar las gracias a la madre Tierra por ofrecernos su energía vital 😉

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (III)

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (III)

En los dos artículos anteriores de esta serie dedicada a los bloqueos y cómo detectarlos (ver parte I y parte II) veíamos cómo podemos darnos cuenta de que un bloqueo energético está mermando nuestra energía, o afectándonos a nivel emocional o mental generando emociones y pensamientos negativos, o dificultando un área determinada de nuestra vida.

En este tercer y último artículo de la serie, veremos cómo un bloqueo puede atraer situaciones negativas hacia nosotros y cómo muchas dolencias y enfermedades que sufrimos en el plano físico son un reflejo de los problemas que llevamos enganchados en nuestro sistema energético.

Atracción de situaciones negativas

Nos puede parecer que determinadas situaciones llegan una y otra vez a nuestra vida; ¿las atraemos o es simple mala suerte?, quizá se trate de que tenemos un bloqueo que propicia que ese tipo determinado de situación negativa se repita en nuestra vida.

Una lección pendiente puede operar como un bloqueo en un área de vida concreta; encarnamos con distintas lecciones que aprender y, para aprenderlas, antes de “bajar” diseñamos un plan de vida que nos coloque en posición de completar esas lecciones. Si una de las cosas que decidimos aprender es, por ejemplo, perdonar, una y otra vez se nos presentarán situaciones en nuestra vida que nos permitan practicar el perdón, si no llegamos a hacerlo seguiremos viviendo experiencias de este tipo hasta que consigamos completar la lección.

Conocer nuestro perfil espiritual es muy útil en este caso, ya que al conocer las lecciones que trajimos para aprender y que aún no hemos completado es más fácil enfocarse en ellas y llegar a eliminar los bloqueos derivados de una lección pendiente.

Los programas automáticos, patrones de comportamiento y creencias limitadoras son también grandes atractores de situaciones negativas recurrentes en nuestra vida, así como las formas de pensamiento negativas (no olvides que atraemos aquello en lo que nos enfocamos) y proyecciones mentales, no solo las que nosotros generamos sobre los demás sino también las que los demás proyectan sobre nosotros; por ejemplo, si todo el mundo piensa que eres una persona torpe y proyectan esta idea sobre ti, esta proyección atraerá hacia ti situaciones en que es fácil mostrar torpeza de una forma o de otra (esto funciona solo si tú mismo crees lo que se dice sobre ti y aceptas la opinión de los demás de que eres una persona torpe).

Una vida pasada puede también estar provocando que ciertas situaciones se repitan en tu vida; a lo largo de nuestras encarnaciones generamos karma con otras personas, y el universo se alinea para darte la oportunidad de compensar ese karma, de manera que una y otra vez se te presentan situaciones que te permitan hacerlo. Claro que si no conocemos de dónde procede ese karma o no sabemos siquiera que lo tenemos, cómo funciona o cómo compensarlo, será más difícil eliminar los bloqueos derivados de esto. Una lectura de vidas pasadas nos puede dar esa información para que podamos enfocarnos en qué debemos compensar y “limpiar” para seguir avanzando en nuestra evolución. A veces, incluso después de haber compensado karma, queda en nuestro sistema energético un residuo que continua afectándonos hasta que lo eliminamos con una limpieza energética.

Por último, también es posible que una maldición o hechizo (que no son más que energías de baja frecuencia y carga negativa dirigidas directamente contra nosotros) atraiga situaciones negativas recurrentes a nuestra vida. Un guía negativo puede asimismo provocar esto al guiarnos constantemente hacia el camino equivocado, uno en el que encontremos siempre el mismo tipo de obstáculo.

Enfermedades o dolencias recurrentes

Por último hablaremos de los bloqueos que pueden provocar en nuestro organismo físico problemas de salud recurrentes; ese dolor de cabeza que viene una y otra vez, o la molestia en la cadera que vuelve de forma recurrente, problemas con los que ya habías lidiado que vuelven una y otra vez para llamar tu atención sobre algún aspecto que estás tratando de ignorar.

Por supuesto lo aconsejable al notar una molestia o una dolencia es ir al médico para descubrir de qué se trata y cómo tratarlo, pero a veces encontramos que todo está bien en nuestro organismo físico… y sin embargo la molestia sigue apareciendo. Podría tratarse de un bloqueo energético que se manifiesta en lo físico.

Una forma de pensamiento negativa en el cuerpo mental puede reflejarse como una dolencia en el cuerpo físico, una chakra dañado puede ocasionar problemas en el órgano con el que está asociado, una fuga energética, un taponamiento en un canal o incluso un problema energético en el ADN pueden traducirse a nivel físico en múltiples dolencias, molestias y enfermedades. Tratando el bloqueo energético adecuadamente podemos liberar esa energía negativa y eliminar el problema físico en muchos casos.

A veces la raíz de la dolencia es externa (por decirlo de alguna forma, ya que en realidad todo está en nuestro sistema energético, que existe en distintos niveles de realidad), como en el caso de la influencia de una vida pasada (por ejemplo, si en una encarnación anterior hemos muerto ahorcados podríamos tener en la vida actual problemas en el cuello), o de una maldición, hechizo o ataque psíquico procedente de otra persona o entidad; una potente emanación de energía de baja frecuencia dirigida directamente hacia nosotros nos puede provocar todo tipo de problemas físicos.

 

Además de lo ya mencionado a lo largo de estos tres artículos, existen otros bloqueos más difíciles de detectar en uno mismo usando la simple observación. Una exploración energética más profunda, como la realizada por medio de la percepción sensorial elevada o de una lectura de los Registros Akáshicos, puede detectar este tipo de problemas.

Entre ellos se encuentra, por ejemplo, la impresión energética, una especie de marca en nuestro cuerpo emocional o mental que puede modificar la estructura energética de nuestra aura y afectarnos a nivel psicológico, emocional y físico; el cortafuegos, un tipo de implante que además de taponar la energía genera un programa negativo y bloquea nuestro potencial de crecimiento espiritual, o la pérdida de facetas del alma, sobre la que puedes encontrar más información en este artículo: Facetas del alma.

También puede ocurrir que el Cordón Dorado (también llamado Hilo de Fuego o Línea del Hara) se encuentre dañado en algún punto; este hilo energético nos conecta tanto con el Yo Superior y los planos elevados como con el núcleo terrestre de donde obtenemos energía vital y estabilidad, de manera que si la conexión está dañada nos será más difícil sentirnos conectados a ese nivel.

Los cordones aurales (líneas de energía que nos conectan a las personas con las que establecemos relaciones) también pueden verse dañados o incluso rotos causando múltiples problemas en la relación a la que están asociados.

A veces trabajamos estos problemas sin saberlo, lo hacemos cada día, cada vez que nos enfrentamos a nuestros miedos, cada vez que perdonamos o ayudamos a alguien de forma desinteresada, cada vez que nos atrevemos a mirar hacia dentro y reconocer algo que hemos negado durante mucho tiempo… cada vez que decidimos crecer y avanzar. Una lectura energética te puede ayudar a detectar lo que no llegas a ver por ti mismo y a desprenderte de obstáculos que no necesitas en tu camino, pero recuerda que, en última instancia, somos nosotros mismos los que debemos trabajar por nuestro crecimiento, los que tenemos la responsabilidad y el poder de llegar a convertirnos en los humanos que deseamos ser.

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (I)

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (I)

El sistema energético humano es complejo y abarca todos los aspectos del ser, mental, emocional, energético y espiritual. Esto significa que cuando está sano nos sentimos bien en todos los sentidos; las cosas van bien en nuestra vida, las relaciones que establecemos son armónicas, la creatividad y la abundancia fluyen en nuestro día a día y nos sentimos conectados con nuestro entorno así como con nuestra misión vital, con nuestro lugar en el mundo y el sentido de éste.

En cambio cuando un bloqueo obstruye alguna parte de nuestro sistema energético, los aspectos relacionados con ésta se bloquean también, lo que provoca otras disfunciones que ocasionan a su vez nuevos bloqueos y de esta forma acaba creándose una cascada que impacta tanto psicológica como emocionalmente y que al final termina reflejándose en el plano físico.

Una cascada de bloqueos

Los bloqueos se transmiten de una capa del aura a otra y de fuera hacia dentro (simplificando y usando términos físicos que nos ayuden a crearnos una imagen), de manera que si tenemos por ejemplo un patrón de pensamiento negativo en la quinta capa del aura (el patrón etéreo), su baja frecuencia afectará a la capa inmediatamente inferior, la cuarta capa del aura o cuerpo astral, reflejándose en una relación discordante ya que esta capa está vinculada a las relaciones que mantenemos con los demás; este problema impactará al cuerpo mental o tercera capa creando pensamientos negativos que, a su vez, generarán emociones negativas en el cuerpo emocional o segunda capa, y éstas afectarán al cuerpo etérico o primera capa del aura en forma de taponamiento energético; finalmente este bloqueo acabará dando la cara en el cuerpo físico en forma de enfermedad.

Un bloqueo puede estar motivado por diversas causas y aparecer en cualquier parte del sistema energético: en una de las siete capas del aura, en un determinado chakra o centro energético, en la matriz etérea de un órgano, que es una capa energética que envuelve cada elemento físico en el interior de nuestro cuerpo, o en uno de los múltiples meridianos de nuestro sistema de canales por el que circula la energía (más información sobre el sistema energético aquí). El efecto que ese bloqueo tenga sobre nosotros dependerá no solo de la naturaleza del problema sino también del lugar en el que se encuentre alojado, del tiempo que lleve allí y de las partes que impacte en nuestro sistema global.

Detectar los bloqueos

Pero ¿cómo detectar si tenemos un bloqueo? La mayoría de las personas no pueden percibir conscientemente las capas del aura ni ver sus centros energéticos o sentir la energía discurriendo por sus canales (o estancándose). La respuesta es sencilla: con la observación. Siendo conscientes de nuestro estado y observándonos a nosotros mismos conseguimos saber si tenemos un bloqueo, de esta forma podemos incluso averigüar qué tipo de problema es y por tanto en muchos casos seremos capaces de resolverlo con nuestros propios medios.
Ya que cada dolencia tiene su origen en el nivel energético, cuando sientas un dolor físico pregúntate a ti mismo: “¿de dónde viene?, “¿qué estaba haciendo, pensando o sintiendo en el momento en que empecé a sentir el dolor?”. Si estabas experimentando ira quizá el dolor sea el reflejo de un bloqueo en el cuerpo emocional; si estabas pensando en una persona concreta tal vez proceda de un bloqueo en esa relación motivado por un problema en el cuerpo astral; si pensabas en qué hacer con tu vida porque te sientes un poco perdido o desubicado, probablemente guarde relación con el tercer chakra, que nos conecta con nuestro propósito vital, etc…

El objeto del dolor también nos da pistas sobre la procedencia del problema; los chakras están relacionados con ciertos órganos y un bloqueo en un centro energético puede impactar ese órgano o la glándula asociada. Por ejemplo, si el problema físico se encuentra en el hígado, éste puede proceder de un bloqueo en el chakra del plexo solar; una disfunción en el segundo chakra puede impactar a los órganos reproductores; los problemas de tiroides suelen guardar relación con el chakra de la garganta, etc…

De cualquier forma, existen síntomas que nos pueden hacer encender la luz de alarma y ponernos sobreaviso de que podríamos estar experimentando las consecuencias de un bloqueo energético. A continuación y a lo largo de esta serie de artículos sobre bloqueos y cómo detectarlos, encontrarás algunas situaciones que en muchos casos son causadas por un problema a nivel de los cuerpos sutiles o de los centros energéticos.

Cansancio extremo y falta de energía

Si te encuentras más cansado de lo que tu actividad diaria provocaría normalmente, sientes que la energía de que dispones no te da para llegar al final del día en condiciones saludables y notas como si te estuvieran drenando la mayor parte del tiempo, existen muchas probabilidades de que estés sufriendo alguno de los bloqueos que verás a continuación.

Una disfunción energética

Si uno de tus chakras está obstruido, no procesa suficiente energía y por tanto estarás sufriendo esa deficiencia en tu sistema, podría tratarse también de una fuga energética por la que pierdes energía vital o de un taponamiento en algún canal, que impide que la energía fluya adecuadamente.

Una conexión debilitadora

Constantemente establecemos conexiones energéticas con las personas con las que nos relacionamos a diario; algunas de estas conexiones son perjudiciales porque perdemos energía a través de ellas. Éste es el caso de las cuerdas, que son enganches del chakra de una persona al mismo chakra de otra y que son intrusivas y drenantes para quien lo recibe (puedes leer más sobre este bloqueo en el artículo Cortando ataduras).

Las conexiones compasivas funcionan de forma parecida, pero son flujos de energía que dirigimos a alguien a quien deseamos ayudar y que nos debilitan. Por mucho que tengamos la intención de ayudar, este tipo de “transfusión” energética no ayuda realmente a la otra persona y sí nos perjudica a nosotros. (Puedes leer más sobre este tipo de conexión en el artículo: Conexión compasiva, ¿ayuda o perjuicio?)

Otro tipo de conexión es el enganche a una red negativa, ocurre cuando pasamos junto a esta red (las hay por todas partes) y uno de sus “filamentos” se nos enganchan al aura. El ataque psíquico, también llamado Rayo Rojo, es otra conexión intrusiva y debilitadora, la más peligrosa de todas porque se trata de un ataque energético dirigido directamente hacia nosotros; este bloqueo no es frecuente pero puede ocasionarnos no solo un cansancio extremo sino todo tipo de problemas.

Un ataque energético

Normalmente provocado por una entidad negativa no encarnada, ya sea de una densidad superior a la nuestra (para leer más sobre densidades, puedes leer el artículo La ascensión evolutiva. El cambio de densidad) o del plano astral, un parásito energético o incluso un alma desencarnada (que comúnmente llamamos fantasma o similar). Las entidades negativas inferiores se pueden enganchar a nuestro sistema con el mero propósito de alimentarse, los desencarnados necesitan nuestra energía para mantenerse en el plano en el que se encuentran atrapados, pero las entidades superiores, además de drenarnos intensamente, pueden inducir en nosotros programas negativos de todo tipo.

Elementos que llevamos “puestos”

A veces, con el propósito de proteger una parte de nuestro sistema energético (normalmente un chakra) nos colocamos una coraza o, en su versión más suave, una costra energética; esto ocurre a nivel del Yo Superior e inconscientemente para la persona. El problema es que, además de proteger, este escudo constriñe y limita nuestra energía, lo que puede provocar cansancio además de obstrucción de la creatividad y de otros aspectos al no poder expresarse la energía de ese centro, por lo que es conveniente retirarlo.

Otro elemento de este tipo es el implante etérico, un dispositivo energético que una entidad superior puede colocar en nuestro sistema con el fin de drenar nuestra energía, obstaculizarla, rastrearnos o incluso condicionarnos (por ejemplo creando programas negativos mentales y/o emocionales).

*          *          *

En el siguiente artículo de esta serie sobre bloqueos veremos otras situaciones que, de reconocerlas, nos ayudarán a identificar bloqueos en nuestro sistema energético. Si no te lo quieres perder, suscríbete al blog y recibirás los artículos cómodamente en tu dirección de email, así como otras noticias sobre energía y ofertas de Merkaba en sanaciones energéticas.

 

Cortando ataduras

Cortando ataduras

Según muchas escuelas espirituales, cada vez que nos relacionamos con una persona se crea un lazo energético que se mantiene incluso cuando ya no vemos más a esa persona, está lejos y no tenemos contacto directo con ella. Hayamos tenido una relación de corta o larga duración, de carácter positivo o negativo, ese lazo energético nos mantiene conectados en todo momento.

Muchas fuentes que tratan este tema ofrecen una información sesgada o cuanto menos confusa, ya que existen distintos tipos de hilos energéticos que nos unen a otras personas. Existen cuerdas que nos conectan naturalmente con personas con quienes nos hemos relacionado (previo consentimiento de ambos a nivel de alma) que deben estar ahí y mantenerse sanas; se trata de las conexiones aurales, cuerdas que nos conectan desde los niveles superiores. En un artículo futuro os hablaré de estas cuerdas.

Luego están los conductos energéticos con que absorvemos energía los unos de los otros; estas conexiones son invasivas y perjudiciales, pues suponen ataduras que nos bloquean y debilitan, por lo que es sano cortarlas, para recuperar nuestra energía personal, la que vamos perdiendo a través de cada una de esas conexiones. De esos hilos es de lo que os quiero hablar en este artículo.

Enganches energéticos

El tipo de conexión energética que conviene evitar es un bloqueo que se genera entre personas que pasan normalmente bastante tiempo juntas, que forman parte de un mismo núcleo o ambiente (familiares, compañeros de trabajo, pareja, amigos o conocidos). Debido a la interacción energética que tiene lugar de forma regular, se proyecta mentalmente lo que podría verse como una especie de cordón, un enganche que conecta uno o varios de nuestros chakras con los de la otra persona.

Cuando proyectamos sobre la otra persona una emoción con la suficiente intensidad, es posible que se genere una de estas cuerdas entre nosotros y esa persona; se crea una cadena energética permanente que se mantiene ahí a menos que la desenganchemos conscientemente. Este tipo de conexión se produce normalmente de forma inconsciente y es intrusiva porque absorbe parte de la energía del chakra al que nos hemos conectado, causando una disfunción en la actividad de ese centro energético.

A veces la proyección que crea la conexión es suficientemente fuerte como para contener un programa negativo, de manera que esa cuerda no solo estará drenando la energía de su destinatario sino que también le estará causando un bloqueo energético que dependerá del tipo de energía negativa que lleve asociada la cuerda.

Limpieza energética

Al existir un lazo energético de este tipo, perdemos energía a través de ese conducto, por lo que es necesario interrumpir ese flujo para evitar la pérdida. Se trata de hacer una limpieza energética y restablecer nuestra energía personal, no dejar que nuestra esencia se desperdigue y evitar que otras personas nos agoten o tengan influencia sobre nuestro cuerpo energético; al recuperar nuestra energía fortalecemos también nuestra autonomía.

El objetivo puede ser tanto desprenderse de un lazo energético con alguien que ya no queremos o no está en nuestra vida, como reforzar una relación que sí queremos conservar o simplemente sanear nuestro cuerpo de energía (esto último ocurre de cualquier forma al realizar la limpieza energética).

Existen varias formas de hacer esta limpieza y cortar los lazos energéticos. Se puede realizar una limpieza de bloqueos a través de una sanación akáshica, en cuyo caso el sanador retira la cuerda y restaura el equilibrio del chakra afectado. También se puede utilizar un ejercicio de visualización según el cual uno mismo se desconecta la cuerda del propio chakra y del de la otra persona.

Esta limpieza se puede hacer de forma regular o esporádica, de uno a uno o en grupo, como mejor se adecue a las preferencias de quien realiza el ejercicio o de quien solicita la sanación.

Más adelante subiré a la página una meditación guiada para que puedas realizar el ejercicio escuchándolo en lugar de leerlo o tener que memorizarlo (el texto lo puedes encontrar en este enlace de Mis ideas peregrinas: cortar lazos). Mientras tanto, también puedes solicitar una lectura de registros para sanación de enganches en este enlace: Lectura temática (indicando “sanación de ataduras”) o en este otro para una limpieza de bloqueos general: Limpieza de bloqueos.

Cortamos los hilos, no la relación

Por último me gustaría precisar que no hay que temer que, al cortar el hilo energético, se rompan los lazos afectivos o la relación con la persona con quien nos unía una de estas cuerdas; eliminar esta conexión es sano pues solo implica devolver a cada cual su propia energía, dejar de interferir energéticamente, ambos recuperan la parte de energía vital que estaba manteniendo viva esa cuerda y que les estaba drenando, por no hablar de la eliminación de un programa que también podía estar afectando negativamente.

En realidad es una práctica que revitaliza a ambos y al final fortalece la relación si es que se desea mantener, ya que al cortar el lazo surge un deseo de reconexión verdadera y sana que aportará un impulso más favorable a la relación. Si ya no se tiene contacto con la persona con quien se corta el hilo, habrá por fin una sensación de cierre, de conclusión, que nos aportará paz y nos ayudará a continuar con nuestra vida.

Sanación personal de bloqueos

Esta lectura de registros está enfocada en investigar bloqueos o problemas energéticos, así como en examinar los problemas que pueden estar bloqueando nuestro camino y sanarlos para facilitar nuestro avance y evolución.

Se realiza una revisión de los componentes que forman tu sistema energético y que principalmente son los chakras, el sistema de canales y las siete capas del aura. Normalmente el sistema energético, debido a muy diversas causas, se va llenando de sustancias de baja vibración en los distintos niveles de que está compuesto; esto va dificultando más y más  el libre fluir de la energía y el buen funcionamiento de los centros energéticos. Estos bloqueos pueden somatizarse y dar lugar a problemas físicos, ya que toda dolencia física se inicia en el nivel energético.

A través de esta lectura podrás conocer qué bloqueos presenta tu sistema energético, cuáles son las causas que originaron estos bloqueos y comprender de dónde proceden; esto es importante porque tener conciencia del problema y entenderlo forma parte de la sanación. Finalmente, los bloqueos que tu Yo Superior permite eliminar se disipan retirándolos de tu sistema energético a través de la sanación.

Puedes elegir entre tres modalidades de lectura para la eliminación de bloqueos:

Lect. Simple

€10,00
  • Se realiza el diagnóstico de los tres bloqueos principales.
  • Se sana uno de esos tres bloqueos (a elegir).
  • * Si en el plazo de 3 meses solicitas la lectura básica o la completa, el precio de la lectura simple se te descontará del total de la segunda lectura.

Lect. Básica

€25,00
  • Se realiza un diagnóstico completo de bloqueos.
  • Se sanan los tres bloqueos más importantes.
  • * Si en el plazo de 3 meses solicitas la lectura completa, el precio de la lectura básica se te descontará del total de la segunda lectura.

Lect. Completa

€75,00
  • Se realiza un diagnóstico completo de bloqueos.
  • Se sanan todos los bloqueos necesarios.
  • * Si hace menos de 3 meses solicitaste una lectura sencilla o básica, ese precio se te descontará de la lectura completa.

 

Sanación de bloqueos de pareja

Esta lectura consiste en una investigación de los bloqueos o problemas energéticos que afectan a la pareja. Se realiza una revisión de los bloqueos de ambos integrantes de la pareja que afectan el uno al otro, así como de los problemas energéticos externos que afectan a ambos y a la relación.

La lectura de pareja ofrece una visión de los bloqueos que dificultan que la energía fluya correctamente y de forma armónica entre ambas personas, y la sanación de esos bloqueos ayuda a que la relación pueda desarrollarse sin esas trabas y crecer.

Esta lectura también ofrece información sobre el perfil energético de la pareja, con aspectos como las lecciones de vida que ambos han venido a aprender a través de la relación, la misión conjunta y aspectos previos a la encarnación tales como la existencia de contratos kármicos, acuerdos o vidas anteriores que han compartido.

Precio de la lectura de registros para sanación de pareja: 60€

Para solicitar tu lectura solo tienes que rellenar el formulario que aparece a continuación.

Sanación de bloqueos en la familia

Esta lectura se enfoca en los bloqueos o problemas energéticos que afectan al núcleo familiar. Se realiza una revisión de los bloqueos que cada miembro de la familia trae al grupo, y también se identifican los problemas energéticos que afectan a todos los miembros en su conjunto.

La lectura de familia permite conocer las trabas energéticas que dificultan el libre fluido de energía en el núcleo familiar; estos bloqueos pueden estar causando discusiones, malentendidos, enfrentamientos, etc entre los miembros de la familia. El análisis de los bloqueos permite entender mejor estos problemas y la sanación ayuda a conseguir una mayor armonía entre los integrantes de la familia.

Precio de la lectura de registros para sanación de familia: 20€/miembro

Para solicitar tu lectura solo tienes que rellenar el formulario que aparece a continuación.