Estrella núcleo: la chispa divina

Estrella núcleo: la chispa divina

Todos hemos oído hablar de que existe una chispa divina, un fragmento de la Fuente de todo lo creado, dentro de nosotros, al igual que existe en todo lo que es, todo lo que ha brotado de esa fuente. Pero ¿dónde se encuentra esa parte divina?, ¿es posible localizarla y, aún más importante, conectar con ella?

En su libro Hágase la luz, Barbara Ann Brennan nos habla de la Estrella Núcleo como la fuente interna de lo divino, la parte divina que hay en nosotros. En sus propias palabras esta luz es “una firma de la esencia eterna de cada persona”. Existe fuera del tiempo, del espacio, la encarnación física e incluso del alma. Es el dios único e individual dentro de cada uno de nosotros.

La ruta de acceso

La esencia de lo que somos es ubicua, está en todas partes dentro y fuera de nuestro cuerpo, pero la concentración de esa chispa divina está en un punto localizado y se puede encontrar en nuestro centro, a unos 2,5 – 4 cm por encima del ombligo.

Para acceder a este núcleo, sin embargo, hay que recorrer un camino que nos conduce a la puerta de entrada, situada en el centro de la línea del Hara. Pero vayamos por partes y conozcamos un poco las fases de este recorrido.

Existen (según la nomenclatura que usa B.A. Brenan) cuatro estratos energéticos o niveles de realidad en que existe el ser humano: el cuerpo físico, el campo áurico, la línea del Hara y la Estrella núcleo.

El cuerpo físico, como todos sabemos, es la parte orgánica más densa. Aquí se puede incluir también la matriz etérea, una especie de copia energética de todas y cada una de nuestras partes físicas (órganos, tejidos, huesos…), es como una capa protectora intracorporal.

El campo áurico o nivel aural consta de siete capas sobre las que no vamos a entrar en detalle en este artículo; para simplificar hablaremos del “aura” de forma general, sin especificar las partes del campo, pero si queréis saber más sobre ello podéis leer el artículo «Nivel aural: las siete capas del aura» en este mismo blog y además existe una gran cantidad de literatura al respecto donde podéis investigar.

La dimensión del Hara incluye una línea que une un punto sobre la cabeza (situado aproximadamente a 1m por encima de ésta) con el núcleo de la Tierra, pasando por dos puntos dentro de nosotros a un nivel más profundo que el aura: la sede del alma y el tantien inferior (tenéis información más detallada en el siguiente artículo de esta serie sobre los niveles del ser: Nivel del Hara: alinearse con la misión vital).

Esta línea es la que nos mantiene centrados, nos conecta con el centro de la Tierra y con la energía del Universo, pero también abre una puerta de acceso a la Estrella del núcleo.

Acceder al núcleo

La Estrella núcleo, partícula primordial, esencia o chispa divina, como se lo quiera llamar, es la parte esencial de lo que realmente somos, por lo que nos afecta a todos los niveles. Cuando no estamos conectados a ella o existe alguna obstrucción nos sentimos mal y enfermamos, en cambio cuando la luz de la estrella brilla y accedemos a ella, sentimos la felicidad y la curación que provoca estar conectados a nuestro centro, a nuestra esencia.

Para acceder al núcleo habría que seguir los siguientes pasos:

  1. Mantener el cuerpo físico sano y eliminar los bloqueos en la matriz etérea. Una limpieza energética de vez en cuando no nos viene mal además de una alimentación sana y un estilo de vida saludable.
  2. Realizar una limpieza del campo áurico, es decir, sanar las capas emocionales y mentales tratando nuestros miedos, emociones estancadas, pensamientos negativos, patrones nocivos de conducta, etc.
  3. Desbloquear la línea del Hara de posibles obstáculos energéticos que pueda contener.
  4. Entrar en la línea del Hara y atraer la esencia hacia este nivel, asentarla en su centro y llevarla al nivel aural para más tarde pasarla al físico.
Conectar con la esencia

Una vez hemos accedido al núcleo, hemos visto entonces que podemos “traer” la energía de la esencia a la dimensión física para trabajar con ella. La estrella se situaría entonces en su lugar a unos 3 cm por encima del ombligo y desde allí esparciría su luz por todo el campo áurico sanándolo y energizándolo, así como después por el cuerpo físico, pudiendo llegar incluso al ADN y realizar una curación a nivel profundo.

Es posible conectar con la Estrella núcleo a través de la meditación; ya solo el hecho de conectarnos con nuestra esencia es beneficioso, pero se puede usar también de forma curativa, para realizar desprogramaciones y avanzar en nuestro desarrollo personal, ayudar a descalcificar la glándula pineal o a sanar una parte concreta de nuestro cuerpo. La energía de nuestra esencia es tan fuerte, tan potente, que puede incluso desconectarnos de la red de control mental a la que estamos conectados, pero eso es motivo para otro artículo 😉

A continuación os dejo un ejercicio de conexión basado en el método de B.A. Brennan. Si preferís empezar con una meditación guiada para no tener que recordar el procedimiento, en este vínculo podéis descargar o simplemente escuchar una que Merkaba ha preparado para vosotros: Meditación para trabajar con la chispa divina.

Ejercicio de conexión con la esencia

Habiendo previamente relajado el cuerpo y la mente, sintoniza con el nivel del Hara, lleva la conciencia a esa línea energética que va del punto situado por encima de la cabeza al núcleo de la Tierra recorriendo todo el cuerpo y pasando por la sede del alma, un punto por encima del chakra corazón, y el tantien inferior, situado por debajo del ombligo. Enfoca la conciencia en este punto de la línea del Hara, desde aquí se accede al núcleo.

Desde su centro de reposo, lleva la Estrella núcleo a la dimensión física y asiéntala en tu centro, por encima del ombligo. Dirige la conciencia hacia allí y trata de sentir la luz, el calor, la energía de la esencia asentada ahora en tu centro. Recuerda que el ser no “hace”, solo “es”, por lo que en este punto se trata de estar y de ser, no de hacer, pensar, querer o actuar, solo SER, nada más.

Luego haz que la luz del núcleo se dilate y se expanda hasta llenar toda la línea del Hara, y después todo el campo áurico. De ahí extiéndela por el cuerpo físico para que lo inunde con su luz, deja que toque cada órgano, cada tejido y cada célula, que llegue hasta el ADN y te cure e ilumine hasta el nivel más profundo.

Este ejercicio se puede realizar cuantas veces quieras, cuanto más regular seas en su práctica más fácil te resultará conectar con la Estrella núcleo y trabajar al nivel de la esencia.

 

Chakras. Descubre cómo sanarlos para mejorar tu vida

Chakras. Descubre cómo sanarlos para mejorar tu vida

A nivel energético los seres humanos poseemos un sistema complejo que se encarga de hacer que la energía fluya adecuadamente, que absorbamos, procesemos y generemos energía vital. Este sistema que no percibimos con los sentidos físicos pero que es tan real como el que sí vemos, es un sistema complejo que funciona a distintos niveles y en diferentes planos de realidad.

Partiendo de la base de que toda dolencia, enfermedad o problema físico y todo bloqueo vital proviene del ámbito de la energía, a todos nos conviene conocer lo mejor posible nuestro sistema energético para entender mejor dónde se encuentran nuestros bloqueos, cómo nos afectan y cuál es la mejor forma de tratarlos y resolverlos.

Con el propósito de ayudarte a conocer este sistema energético así como a cuidarlo y mantenerlo en óptimas condiciones, he creado Chakras. Descubre cómo sanarlos para mejorar tu vida, una guía explicativa sobre las distintas partes de éste que se centra especialmente en los chakras y te ofrece no solo información sobre ellos a todos los niveles sino también una forma de detectar el estado en el que se encuentran para que puedas realizar un auto-diagnósitico y finalmente ejercicios de distinto tipo que puedes usar para mantenerlos sanos.

Cómo conseguir mi eBook de forma gratuita

Para descargar gratis el eBook Chakras. Descubre cómo sanarlos para mejorar tu vida, solo tienes que rellenar el siguiente formulario con tu nombre y dirección de email. Recibirás un mensaje con un enlace desde el que te puedes bajar directamente el PDF.

Rellenando y enviando este formulario recibirás el ebook por email. 

Lectura Simple de bloqueos energéticos

Esta lectura de registros es una introducción a la limpieza de bloqueos personales. Con ella puedes, por tan solo 10€, conocer cuáles son los 3 bloqueos más importantes que presenta tu sistema energético y elegir cuál de ellos quieres sanar. Es una forma muy sencilla y asequible de probar la sanación akáshica.

La lectura simple ofrece:

  • Un diagnóstico gratuito de los 3 bloqueos energéticos que más están afectando negativamente tu crecimiento y avance en estos momentos.
  • La sanación de 1 de esos bloqueos (lo eliges tú mismo/a), incluyendo la explicación detallada de su origen y significado, cómo te afecta y cómo puedes evitar que vuelva a aparecer.
  • El precio de esta lectura se te descuenta de una futura lectura básica o completa en caso de que decidieras solicitarla en un plazo de tres meses desde esta lectura simple.

Solicita la lectura simple de tus bloqueos energéticos rellenando este formulario:

[contact-form-7 id=»589″ title=»Formulario pedir lectura simple personal»]

Lectura Básica de bloqueos energéticos

La lectura básica de registros es la perfecta introducción a la limpieza de bloqueos personales. Con ella no sólo tendrás la opción de ver qué problemas presenta tu sistema energético sino que también se te eliminarán los 3 bloqueos más importantes por el precio muy asequible de 25 euros.

La lectura básica ofrece:

  • Un diagnóstico gratuito de todos los bloqueos energéticos que te están afectando negativamente en este momento y obstaculizan tu crecimiento y avance.
  • La sanación de tus 3 bloqueos más importantes, incluyendo la explicación detallada de su origen y significado, cómo te afectan y cómo puedes evitar que vuelvan.
  • El precio de esta lectura se te descuenta de una futura lectura completa en caso de que decidieras solicitarla en un plazo de tres meses desde esta lectura básica.

Solicita la lectura básica de tus bloqueos energéticos rellenando este formulario:

[contact-form-7 id=»471″ title=»Formulario pedir lect basica personal»]

Lectura Completa de bloqueos energéticos

La lectura completa de registros implica una limpieza total de bloqueos personales. Con ella obtendrás información detallada de los problemas que presenta tu sistema energético y la sanación de todos ellos por el precio de 75 euros.

La lectura completa ofrece:

  • Un diagnóstico gratuito de todos los bloqueos energéticos que te están afectando negativamente en este momento y obstaculizan tu crecimiento y avance.
  • La sanación de todos los bloqueos detectados a través del diagnóstico, incluyendo la explicación detallada de su origen y significado, cómo te afectan y cómo puedes evitar que vuelvan.
  • Si hace menos de tres meses ya habías contratado la lectura simple o la básica, ese importe se te descuenta de la lectura completa.

Solicita la lectura completa de tus bloqueos energéticos rellenando este formulario:

[contact-form-7 id=»605″ title=»Formulario pedir lectura completa personal»]

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (III)

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (III)

En los dos artículos anteriores de esta serie dedicada a los bloqueos y cómo detectarlos (ver parte I y parte II) veíamos cómo podemos darnos cuenta de que un bloqueo energético está mermando nuestra energía, o afectándonos a nivel emocional o mental generando emociones y pensamientos negativos, o dificultando un área determinada de nuestra vida.

En este tercer y último artículo de la serie, veremos cómo un bloqueo puede atraer situaciones negativas hacia nosotros y cómo muchas dolencias y enfermedades que sufrimos en el plano físico son un reflejo de los problemas que llevamos enganchados en nuestro sistema energético.

Atracción de situaciones negativas

Nos puede parecer que determinadas situaciones llegan una y otra vez a nuestra vida; ¿las atraemos o es simple mala suerte?, quizá se trate de que tenemos un bloqueo que propicia que ese tipo determinado de situación negativa se repita en nuestra vida.

Una lección pendiente puede operar como un bloqueo en un área de vida concreta; encarnamos con distintas lecciones que aprender y, para aprenderlas, antes de “bajar” diseñamos un plan de vida que nos coloque en posición de completar esas lecciones. Si una de las cosas que decidimos aprender es, por ejemplo, perdonar, una y otra vez se nos presentarán situaciones en nuestra vida que nos permitan practicar el perdón, si no llegamos a hacerlo seguiremos viviendo experiencias de este tipo hasta que consigamos completar la lección.

Conocer nuestro perfil espiritual es muy útil en este caso, ya que al conocer las lecciones que trajimos para aprender y que aún no hemos completado es más fácil enfocarse en ellas y llegar a eliminar los bloqueos derivados de una lección pendiente.

Los programas automáticos, patrones de comportamiento y creencias limitadoras son también grandes atractores de situaciones negativas recurrentes en nuestra vida, así como las formas de pensamiento negativas (no olvides que atraemos aquello en lo que nos enfocamos) y proyecciones mentales, no solo las que nosotros generamos sobre los demás sino también las que los demás proyectan sobre nosotros; por ejemplo, si todo el mundo piensa que eres una persona torpe y proyectan esta idea sobre ti, esta proyección atraerá hacia ti situaciones en que es fácil mostrar torpeza de una forma o de otra (esto funciona solo si tú mismo crees lo que se dice sobre ti y aceptas la opinión de los demás de que eres una persona torpe).

Una vida pasada puede también estar provocando que ciertas situaciones se repitan en tu vida; a lo largo de nuestras encarnaciones generamos karma con otras personas, y el universo se alinea para darte la oportunidad de compensar ese karma, de manera que una y otra vez se te presentan situaciones que te permitan hacerlo. Claro que si no conocemos de dónde procede ese karma o no sabemos siquiera que lo tenemos, cómo funciona o cómo compensarlo, será más difícil eliminar los bloqueos derivados de esto. Una lectura de vidas pasadas nos puede dar esa información para que podamos enfocarnos en qué debemos compensar y “limpiar” para seguir avanzando en nuestra evolución. A veces, incluso después de haber compensado karma, queda en nuestro sistema energético un residuo que continua afectándonos hasta que lo eliminamos con una limpieza energética.

Por último, también es posible que una maldición o hechizo (que no son más que energías de baja frecuencia y carga negativa dirigidas directamente contra nosotros) atraiga situaciones negativas recurrentes a nuestra vida. Un guía negativo puede asimismo provocar esto al guiarnos constantemente hacia el camino equivocado, uno en el que encontremos siempre el mismo tipo de obstáculo.

Enfermedades o dolencias recurrentes

Por último hablaremos de los bloqueos que pueden provocar en nuestro organismo físico problemas de salud recurrentes; ese dolor de cabeza que viene una y otra vez, o la molestia en la cadera que vuelve de forma recurrente, problemas con los que ya habías lidiado que vuelven una y otra vez para llamar tu atención sobre algún aspecto que estás tratando de ignorar.

Por supuesto lo aconsejable al notar una molestia o una dolencia es ir al médico para descubrir de qué se trata y cómo tratarlo, pero a veces encontramos que todo está bien en nuestro organismo físico… y sin embargo la molestia sigue apareciendo. Podría tratarse de un bloqueo energético que se manifiesta en lo físico.

Una forma de pensamiento negativa en el cuerpo mental puede reflejarse como una dolencia en el cuerpo físico, una chakra dañado puede ocasionar problemas en el órgano con el que está asociado, una fuga energética, un taponamiento en un canal o incluso un problema energético en el ADN pueden traducirse a nivel físico en múltiples dolencias, molestias y enfermedades. Tratando el bloqueo energético adecuadamente podemos liberar esa energía negativa y eliminar el problema físico en muchos casos.

A veces la raíz de la dolencia es externa (por decirlo de alguna forma, ya que en realidad todo está en nuestro sistema energético, que existe en distintos niveles de realidad), como en el caso de la influencia de una vida pasada (por ejemplo, si en una encarnación anterior hemos muerto ahorcados podríamos tener en la vida actual problemas en el cuello), o de una maldición, hechizo o ataque psíquico procedente de otra persona o entidad; una potente emanación de energía de baja frecuencia dirigida directamente hacia nosotros nos puede provocar todo tipo de problemas físicos.

 

Además de lo ya mencionado a lo largo de estos tres artículos, existen otros bloqueos más difíciles de detectar en uno mismo usando la simple observación. Una exploración energética más profunda, como la realizada por medio de la percepción sensorial elevada o de una lectura de los Registros Akáshicos, puede detectar este tipo de problemas.

Entre ellos se encuentra, por ejemplo, la impresión energética, una especie de marca en nuestro cuerpo emocional o mental que puede modificar la estructura energética de nuestra aura y afectarnos a nivel psicológico, emocional y físico; el cortafuegos, un tipo de implante que además de taponar la energía genera un programa negativo y bloquea nuestro potencial de crecimiento espiritual, o la pérdida de facetas del alma, sobre la que puedes encontrar más información en este artículo: Facetas del alma.

También puede ocurrir que el Cordón Dorado (también llamado Hilo de Fuego o Línea del Hara) se encuentre dañado en algún punto; este hilo energético nos conecta tanto con el Yo Superior y los planos elevados como con el núcleo terrestre de donde obtenemos energía vital y estabilidad, de manera que si la conexión está dañada nos será más difícil sentirnos conectados a ese nivel.

Los cordones aurales (líneas de energía que nos conectan a las personas con las que establecemos relaciones) también pueden verse dañados o incluso rotos causando múltiples problemas en la relación a la que están asociados.

A veces trabajamos estos problemas sin saberlo, lo hacemos cada día, cada vez que nos enfrentamos a nuestros miedos, cada vez que perdonamos o ayudamos a alguien de forma desinteresada, cada vez que nos atrevemos a mirar hacia dentro y reconocer algo que hemos negado durante mucho tiempo… cada vez que decidimos crecer y avanzar. Una lectura energética te puede ayudar a detectar lo que no llegas a ver por ti mismo y a desprenderte de obstáculos que no necesitas en tu camino, pero recuerda que, en última instancia, somos nosotros mismos los que debemos trabajar por nuestro crecimiento, los que tenemos la responsabilidad y el poder de llegar a convertirnos en los humanos que deseamos ser.

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (II)

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (II)

Como mencionábamos en la primera parte de este artículo, el sistema energético puede almacenar sustancias de baja vibración que provoquen bloqueos muy diversos en nuestra vida. Observando detenidamente nuestros comportamientos, sentimientos, pensamientos y nuestro propio cuerpo, nos es posible detectar si un bloqueo está causando un problema en nuestro sistema energético.

En este artículo hablaremos de los bloqueos que afectan especialmente a nuestro cuerpo emocional, al cuerpo mental y a un área determinada de nuestra vida.

Cambios repentinos de ánimo

En ocasiones un cambio repentino de ánimo, normalmente hacia una tendencia más negativa (malhumor o estado depresivo sin causa aparente) puede responder a un bloqueo en el sistema energético. Este tipo de problema puede ser autogenerado o inducido.

En el caso de un bloqueo que nosotros mismos generamos, puede tratarse de una forma de pensamiento negativa que ya existía en nuestro cuerpo mental y se transfiere al cuerpo emocional, de igual forma ocurriría con un programa automático que tenemos “instalado” en nuestro sistema, así como un trauma o una fobia, que aparecen también como “sustancias” energéticas en nuestra aura bloqueando el flujo natural de energía. Un chakra en mal estado puede también provocar este efecto en nosotros, especialmente si se trata del chakra sacro, que está directamente conectado con la segunda capa del aura, el cuerpo emocional.

Pero no siempre somos nosotros mismos los causantes de un bloqueo energético que nos provoque estos cambios repentinos e injustificados de ánimo; una entidad negativa puede, sin que nos demos cuenta, manipularnos o atacarnos generando estados emocionales depresivos con objeto de bajar nuestra frecuencia de vibración y alimentarse de nuestra energía. Un enganche o una cuerda de las que hablábamos antes puede hacer que una emoción negativa de la persona al otro lado del cordón pase a nosotros. Un implante etérico puede estar programado precisamente para ese propósito, de manera que nos desgaste emocionalmente.

Es importante, cuando experimentemos un cambio de humor brusco de este tipo, preguntarnos si ese sentimiento o emoción nos pertenece, de dónde puede venir y si realmente lo sentimos como nuestro o podría ser algo ajeno. El corazón nos dará la respuesta si lo escuchamos con honestidad.

Bloqueos de un área de vida

A veces sentimos que cierta área de nuestra vida está bloqueada, que no conseguimos avanzar por ejemplo en nuestra carrera profesional, o que nuestras relaciones amorosas no llegan a cuajar, que nos encontramos estancados en los estudios que estamos intentando sacar adelante o que siempre andamos mal de salud y no levantamos cabeza en esa área por mucho que nos cuidemos. Puede perfectamente tratarse de un bloqueo energético que está impactando esa parte de nuestra vida.

Unas veces el bloqueo viene de nosotros mismos, con nuestra programación mental y nuestros patrones de pensamiento podemos estar dañando sin saberlo un área de nuestra vida; una creencia limitadora que se generó en nuestra infancia o adolescencia puede estar coartando nuestra creatividad y nuestras posibilidades de éxito en un determinado campo; una ilusión, que actúa como una venda delante de nuestros ojos sin dejarnos ver la realidad, puede ser un obstáculo insalvable en nuestro camino que nos impide avanzar como quisiéramos o como esperamos en un área determinada.

Otras veces el bloqueo viene de fuera de nosotros, puede proceder no solo de otra persona que está afectándonos con su energía negativa o con una conexión nociva como una atadura o un enganche, sino que también puede tratarse de un contrato kármico que establecimos con otra alma en ésta o en una encarnación anterior (muchas veces esto ocurre en el periodo entre vidas, justo antes de encarnar, cuando preparamos nuestro plan de vida); los hechos de una vida pasada pueden estar afectándonos en la vida presente bloqueando un área de ésta sin que sepamos por qué ya que no recordamos esos hechos pasados debido al velo del olvido, el filtro con el que encarnamos. Una promesa que hicimos en un momento que ya ni recordamos puede también estar ejerciendo aún su efecto sobre un área de nuestra vida, por lo que debemos ser cuidadosos con nuestros pensamientos y con lo que decimos en momentos emocionales, pues el Universo siempre nos toma la palabra.

Pensamientos negativos recurrentes

Uno de los efectos que algunos bloqueos provocan en nosotros guardan relación con la generación de pensamientos y emociones recurrentes de carácter negativo; negativos porque proceden de un bloqueo (normalmente localizado en la segunda o tercera capa del aura, es decir, en el cuerpo emocional o el mental) y recurrentes porque, a menos que eliminemos dicho bloqueo, van a seguir apareciendo y afectándonos.

La ausencia de ilusión y de alegría de vivir, la apatía y la falta de ganas de hacer cosas que normalmente nos apetecían y nos divertían o nos llenaban, pueden proceder de bloqueos autogenerados como una forma de pensamiento negativa cristalizada en nuestro cuerpo mental, un determinado patrón o programa que llevamos instalado en nuestro sistema energético desde que vivimos cierto suceso que nos impactó, una emoción que ha quedado atrapada en nuestro cuerpo emocional (o en un meridiano, o en la matriz etérea de un órgano, o en un chakra secundario…) así como un trauma, una fobia u otro problema subconsciente.

Sin embargo estos pensamientos negativos pueden también ser inducidos bien por una entidad negativa que esté enganchada a nuestra aura o acechándonos, bien por un guía negativo o por una persona (encarnada o no) que está ejerciendo sobre nosotros una manipulación externa.

Conocernos a nosotros mismos lo mejor posible facilita el detectar cuando un determinado pensamiento es inducido y no propio, pues por mucho que intenten convencernos hay formas de pensamiento que no encajan en nuestras estructuras y que pueden hacer saltar nuestras alarmas internas y despertarnos para detectar un posible bloqueo energético.

 

En el siguiente artículo de esta serie sobre bloqueos veremos otras situaciones que, de reconocerlas, nos ayudarán a identificar bloqueos en nuestro sistema energético. Si no te lo quieres perder, suscríbete al blog y recibirás los artículos cómodamente en tu dirección de email, así como otras noticias sobre energía y ofertas de Merkaba en sanaciones energéticas.

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (I)

Bloqueos energéticos. Cómo aprender a detectarlos (I)

El sistema energético humano es complejo y abarca todos los aspectos del ser, mental, emocional, energético y espiritual. Esto significa que cuando está sano nos sentimos bien en todos los sentidos; las cosas van bien en nuestra vida, las relaciones que establecemos son armónicas, la creatividad y la abundancia fluyen en nuestro día a día y nos sentimos conectados con nuestro entorno así como con nuestra misión vital, con nuestro lugar en el mundo y el sentido de éste.

En cambio cuando un bloqueo obstruye alguna parte de nuestro sistema energético, los aspectos relacionados con ésta se bloquean también, lo que provoca otras disfunciones que ocasionan a su vez nuevos bloqueos y de esta forma acaba creándose una cascada que impacta tanto psicológica como emocionalmente y que al final termina reflejándose en el plano físico.

Una cascada de bloqueos

Los bloqueos se transmiten de una capa del aura a otra y de fuera hacia dentro (simplificando y usando términos físicos que nos ayuden a crearnos una imagen), de manera que si tenemos por ejemplo un patrón de pensamiento negativo en la quinta capa del aura (el patrón etéreo), su baja frecuencia afectará a la capa inmediatamente inferior, la cuarta capa del aura o cuerpo astral, reflejándose en una relación discordante ya que esta capa está vinculada a las relaciones que mantenemos con los demás; este problema impactará al cuerpo mental o tercera capa creando pensamientos negativos que, a su vez, generarán emociones negativas en el cuerpo emocional o segunda capa, y éstas afectarán al cuerpo etérico o primera capa del aura en forma de taponamiento energético; finalmente este bloqueo acabará dando la cara en el cuerpo físico en forma de enfermedad.

Un bloqueo puede estar motivado por diversas causas y aparecer en cualquier parte del sistema energético: en una de las siete capas del aura, en un determinado chakra o centro energético, en la matriz etérea de un órgano, que es una capa energética que envuelve cada elemento físico en el interior de nuestro cuerpo, o en uno de los múltiples meridianos de nuestro sistema de canales por el que circula la energía (más información sobre el sistema energético aquí). El efecto que ese bloqueo tenga sobre nosotros dependerá no solo de la naturaleza del problema sino también del lugar en el que se encuentre alojado, del tiempo que lleve allí y de las partes que impacte en nuestro sistema global.

Detectar los bloqueos

Pero ¿cómo detectar si tenemos un bloqueo? La mayoría de las personas no pueden percibir conscientemente las capas del aura ni ver sus centros energéticos o sentir la energía discurriendo por sus canales (o estancándose). La respuesta es sencilla: con la observación. Siendo conscientes de nuestro estado y observándonos a nosotros mismos conseguimos saber si tenemos un bloqueo, de esta forma podemos incluso averigüar qué tipo de problema es y por tanto en muchos casos seremos capaces de resolverlo con nuestros propios medios.
Ya que cada dolencia tiene su origen en el nivel energético, cuando sientas un dolor físico pregúntate a ti mismo: “¿de dónde viene?, “¿qué estaba haciendo, pensando o sintiendo en el momento en que empecé a sentir el dolor?”. Si estabas experimentando ira quizá el dolor sea el reflejo de un bloqueo en el cuerpo emocional; si estabas pensando en una persona concreta tal vez proceda de un bloqueo en esa relación motivado por un problema en el cuerpo astral; si pensabas en qué hacer con tu vida porque te sientes un poco perdido o desubicado, probablemente guarde relación con el tercer chakra, que nos conecta con nuestro propósito vital, etc…

El objeto del dolor también nos da pistas sobre la procedencia del problema; los chakras están relacionados con ciertos órganos y un bloqueo en un centro energético puede impactar ese órgano o la glándula asociada. Por ejemplo, si el problema físico se encuentra en el hígado, éste puede proceder de un bloqueo en el chakra del plexo solar; una disfunción en el segundo chakra puede impactar a los órganos reproductores; los problemas de tiroides suelen guardar relación con el chakra de la garganta, etc…

De cualquier forma, existen síntomas que nos pueden hacer encender la luz de alarma y ponernos sobreaviso de que podríamos estar experimentando las consecuencias de un bloqueo energético. A continuación y a lo largo de esta serie de artículos sobre bloqueos y cómo detectarlos, encontrarás algunas situaciones que en muchos casos son causadas por un problema a nivel de los cuerpos sutiles o de los centros energéticos.

Cansancio extremo y falta de energía

Si te encuentras más cansado de lo que tu actividad diaria provocaría normalmente, sientes que la energía de que dispones no te da para llegar al final del día en condiciones saludables y notas como si te estuvieran drenando la mayor parte del tiempo, existen muchas probabilidades de que estés sufriendo alguno de los bloqueos que verás a continuación.

Una disfunción energética

Si uno de tus chakras está obstruido, no procesa suficiente energía y por tanto estarás sufriendo esa deficiencia en tu sistema, podría tratarse también de una fuga energética por la que pierdes energía vital o de un taponamiento en algún canal, que impide que la energía fluya adecuadamente.

Una conexión debilitadora

Constantemente establecemos conexiones energéticas con las personas con las que nos relacionamos a diario; algunas de estas conexiones son perjudiciales porque perdemos energía a través de ellas. Éste es el caso de las cuerdas, que son enganches del chakra de una persona al mismo chakra de otra y que son intrusivas y drenantes para quien lo recibe (puedes leer más sobre este bloqueo en el artículo Cortando ataduras).

Las conexiones compasivas funcionan de forma parecida, pero son flujos de energía que dirigimos a alguien a quien deseamos ayudar y que nos debilitan. Por mucho que tengamos la intención de ayudar, este tipo de “transfusión” energética no ayuda realmente a la otra persona y sí nos perjudica a nosotros. (Puedes leer más sobre este tipo de conexión en el artículo: Conexión compasiva, ¿ayuda o perjuicio?)

Otro tipo de conexión es el enganche a una red negativa, ocurre cuando pasamos junto a esta red (las hay por todas partes) y uno de sus “filamentos” se nos enganchan al aura. El ataque psíquico, también llamado Rayo Rojo, es otra conexión intrusiva y debilitadora, la más peligrosa de todas porque se trata de un ataque energético dirigido directamente hacia nosotros; este bloqueo no es frecuente pero puede ocasionarnos no solo un cansancio extremo sino todo tipo de problemas.

Un ataque energético

Normalmente provocado por una entidad negativa no encarnada, ya sea de una densidad superior a la nuestra (para leer más sobre densidades, puedes leer el artículo La ascensión evolutiva. El cambio de densidad) o del plano astral, un parásito energético o incluso un alma desencarnada (que comúnmente llamamos fantasma o similar). Las entidades negativas inferiores se pueden enganchar a nuestro sistema con el mero propósito de alimentarse, los desencarnados necesitan nuestra energía para mantenerse en el plano en el que se encuentran atrapados, pero las entidades superiores, además de drenarnos intensamente, pueden inducir en nosotros programas negativos de todo tipo.

Elementos que llevamos “puestos”

A veces, con el propósito de proteger una parte de nuestro sistema energético (normalmente un chakra) nos colocamos una coraza o, en su versión más suave, una costra energética; esto ocurre a nivel del Yo Superior e inconscientemente para la persona. El problema es que, además de proteger, este escudo constriñe y limita nuestra energía, lo que puede provocar cansancio además de obstrucción de la creatividad y de otros aspectos al no poder expresarse la energía de ese centro, por lo que es conveniente retirarlo.

Otro elemento de este tipo es el implante etérico, un dispositivo energético que una entidad superior puede colocar en nuestro sistema con el fin de drenar nuestra energía, obstaculizarla, rastrearnos o incluso condicionarnos (por ejemplo creando programas negativos mentales y/o emocionales).

*          *          *

En el siguiente artículo de esta serie sobre bloqueos veremos otras situaciones que, de reconocerlas, nos ayudarán a identificar bloqueos en nuestro sistema energético. Si no te lo quieres perder, suscríbete al blog y recibirás los artículos cómodamente en tu dirección de email, así como otras noticias sobre energía y ofertas de Merkaba en sanaciones energéticas.

 

Sistema energético animal: conoce a tu mascota

Sistema energético animal: conoce a tu mascota

Al igual que los humanos, los animales tienen un sistema energético formado por los chakras, el sistema de canales, la matriz etérea y el cuerpo etérico como parte del aura, que también ellos poseen aunque algo más básica que la humana. Mientras que rigen las mismas áreas físicas, los chakras de los animales, sin embargo, se han desarrollado o han evolucionado de forma ligeramente diferente a la de los seres humanos.

Los estímulos externos, tanto positivos como negativos, tienen un enorme efecto sobre sus chakras y dejan su marca en el aura ya que ellos están constantemente absorbiendo información sensorial, de forma más intensa que en el caso de las personas, debido a su dependencia del instinto de supervivencia.

Veamos más de cerca el sistema energético animal por partes.

Conocer el sistema energético animal

La Matriz Etérea es un doble exacto de su sistema físico, una capa energética que recubre todos los órganos, músculos, tejidos, arterias, etc. como hace el cuerpo etérico (primera capa del aura) sobre el conjunto del cuerpo físico, pero a nivel interno, envolviendo todas las partes del interior del cuerpo del animal. La Matriz Etérea está formada por la energía vital que llamamos “Prana” o “Chi” y se distribuye a lo largo del cuerpo a través de los sistemas de canales.

El Sistema de Canales es toda una red de vías energéticas, también llamadas “meridianos”, que recorren el cuerpo y a través de las cuales circula la energía Chi o Prana. A lo largo y ancho del cuerpo del animal, cientos de canales de energía transportan por todo el organismo las fuerzas vitales necesarias para su supervivencia.

El Cuerpo Etérico es la primera capa del aura en su parte inferior y sirve de molde energético para el cuerpo físico. El cuerpo etérico atrae energías del exterior (del sol y de la tierra), las acumula y, a través de los chakras y del sistema de canales, las conduce al cuerpo físico en un flujo vital ininterrumpido.

Además de suponer una protección natural, el cuerpo etérico sirve de intermediario entre los cuerpos energéticos superiores y el cuerpo físico, transmitiendo al cuerpo mental y al emocional las impresiones captadas por los sentidos corporales.

Además de éste, el Aura del animal cuenta con 7 capas más, correspondiendo cada una a los distintos centros energéticos que veremos en detalle más adelante. En las diferentes capas del aura del animal se encuentran sus patrones de conducta, los esquemas de comportamiento grupal, las emociones y, al igual en el caso del aura humana, bloqueos energéticos que se han ido acumulando según las experiencias que ha ido viviendo.

Los Chakras son vórtices energéticos que se ubican en el  cuerpo sutil del animal. Todos los animales tienen un campo electromagnético, aunque cada especie tiene diferentes estructuras energéticas. El ser humano tiene 7 chakras principales, pero un estudio de Margrit Coates, experta sanadora, ha descubierto un octavo chakra en animales, el Chakra Braquial o Llave.

Las funciones de los chakras son la recepción, acumulación, transformación y distribución de energía, y su cometido es mantener la salud física, mental, emocional y espiritual equilibradas. De hecho, las enfermedades y trastornos de la salud son el resultado del desequilibrio en los chakras.

Además de los 8 chakras principales, el cuerpo energético de los animales cuadrúpedos cuenta con 21 chakras secundarios que gobiernan los sistemas sensoriales; el más importante se encuentra en el puente de la nariz y es el responsable del sexto sentido animal, mientras que el resto se reparte entre otros lugares en la cola y las orejas.

Además los animales tienes 6 chakras adicionales llamados bud chakras (según terminología de Margrit Coates); estos están localizados en la base del pie y de las orejas, son grandes receptores de energía sutil y de corrientes telúricas (a través de ellos nuestras mascotas saben siempre cómo encontrar el sitio de mejor energía donde echarse). Todos estos chakras son centros de energía más pequeños pero no menos importantes, ya que son especialmente receptivos a las vibraciones sutiles de energía (como los cambios de clima o la amenaza de tormenta o huracán, así como de otros peligros inminentes).

Los chakras principales

Veamos uno por uno los 8 chakras principales del sistema animal, de manera que podamos identificar cuándo nuestra mascota podría estar sufriendo una disfunción en alguno de los centros energéticos.

El Chakra Raíz está situado en la base de la columna vertebral y se asocia con problemas de supervivencia y salud física. Si observas que tu mascota se muestra temerosa o huidiza, perezosa o excesivamente inquieta, a veces lenta y con falta de peso o presentando problemas con la comida, tienes razones para pensar que su chakra raíz no está funcionando correctamente.

El Chakra Sacro se situa en la zona lumbar, entre la cola y la mitad de la columna vertebral. Rige la sexualidad y las emociones en relación al grupo o la manada, e influye en la reproducción. Este centro puede verse negativamente afectado por la castración y la esterilización, así como por separar a una madre de sus crías demasiado pronto o separar al animal de sus compañeros. La respuesta a un bloqueo en este chakra suele ser de hipersensibilidad, podría gemir sin razón física aparente o sentirse solo.

El Chakra Plexo está situado en la mitad de la columna vertebral y representa el poder personal y el dominio. En los animales domesticados es un centro que se desequilibra fácilmente ya que no se les permite tomar sus decisiones libremente. Es posible que esto se manifieste en forma de agresividad, tendencia a dominar, no tener entusiasmo por la vida o incluso una retirada emocional. Si tu mascota parece deprimida, probablemente presente un desequilibrio en este centro energético.

El Chakra Corazón se ubica en el centro del pecho. Representa el amor y la compasión, y rige las relaciones con el entorno. Es aquí donde tu animal libera el resentimiento y la rabia contenida en caso de tenerla. Cuando observamos que el animal está triste, o cuando hay demasiada necesidad de interactuar con otros animales, o en el caso de celos o nerviosismo alrededor de otros animales, suele haber un desequilibrio en este centro energético.

El Chakra Garganta está situado en la garganta y rige la comunicación animal. Si tu mascota tiene este centro disarmónico, se mostrará o muy ruidosa o muy silenciosa, ya que cuando este chakra está desequilibrado el animal no es capaz de expresarse o se vuelve demasiado ruidoso por la frustración de la mala comunicación.

El Chakra Pineal se localiza en el centro de la cabeza, justo encima de los ojos. Representa el pensamiento (sí, efectivamente ellos también piensan, aunque no de la misma forma que los humanos), las emociones y la autoestima de los animales, y está relacionado con su capacidad de aceptar las circunstancias. Si tu mascota presentan una actitud distante o distraída, podría tener una disfunción en este centro; cuando esto ocurre también pueden tener dolores de cabeza y problemas de vista.

El Chakra Corona está localizado en la parte superior de la cabeza, entre las orejas. Este chakra es su enlace con el espíritu grupal (los animales no poseen un Yo Superior propio sino uno grupal para toda la especie) y controla cada aspecto del animal, el cuerpo y la mente. En caso de desequilibrio, tu mascota mostrará señales de depresión y no querrá relacionarse con su entorno, además no querrá que se le toque en esta zona, se mostrará depresiva y retraída.

El Chakra Braquial o Llave se encuentra a ambos lados del cuerpo, en la zona de los hombros justo encima de las escápulas. Se considera el chakra principal de los animales y sirve como enlace a todos los demás chakras principales. Los animales que tienen un vínculo fuerte y sano con los humanos generalmente  tienen un Chakra Braquial vibrante, ya que éste es el centro que le permite conectar a un nivel más profundo con nosotros; si pones tus manos en ambos chakras la energía fluirá entre tu mascota y tú. Si al hacerlo se muestra reacio a ser tocado, hay posibilidades de que este centro presente algún desequilibrio o tenga algún bloqueo.

Mantenimiento del sistema energético de tu mascota

Los animales tienen sus propias formas de mantener su sistema energético en buenas condiciones hasta cierto punto. A veces vemos a nuestras mascotas frotar su cuerpo contra un árbol, rodando por el suelo o incluso contra su animal compañero o amigos humanos; esto lo hacen para estimular un determinado chakra o incluso como forma de autocuración.

Nosotros, como cuidadores y familia suya que somos desde el momento en que tomamos la responsabilidad de aceptarlos en nuestras vidas, podemos ayudar a nuestras mascotas a mantener sus sistema energético en buen estado. Una forma de ayudarles es a través de técnicas de sanación como el Reiki para animales o la lectura de Registros Akáshicos especializada en animales, mediante la cual es posible eliminar los bloqueos de las distintas partes de su cuerpo energético. (Ver sanación de mascotas)

Ésta es una forma muy aconsejable para eliminar los mayores problemas de su sistema, pero para un mantenimiento de su salud energética hay ciertos ejercicios que nosotros mismos podemos realizar y que no solo les ayudarán a sentirse más relajados sino que también contribuirá a estrechar el lazo que nos une.

Una de las cosas que más beneficia su salud es que tú mismo estimules sus chakas con tus propias manos; todos podemos transmitir energía curativa a través de nuestros palmochakras (los chakras de las palmas de las manos) y tú puedes hacerlo simplemente apoyando tus manos en tu mascota con la intención de transmitir esa energía fresca, amorosa y curativa. También puedes acariciarlo o darle un masaje, sirve igual y tu animal seguro que te hará saber sus preferencias.

No le impongas tu voluntad porque entonces no le estarás ayudando, deja que él/ella te guíe. Si ves que se pone inquieto o se muestra incómodo, deja esa parte del cuerpo y dale libertad de movimientos; si en cambio bosteza o incluso suspira te está indicando que le gusta lo que le estás transmitiendo, que le produce relajación y placer y por tanto quiere que sigas.

Ellos también nos cuidan

Los expertos en el tema aseguran que algunos animaes, como los gatos,  limpian los chakras de sus dueños y que, al igual que los humanos, ellos también meditan. En este sentido, el ronroneo es una técnica de meditación gatuna, pero también lo usan para curarnos bloqueos y estabilizar nuestro sistema energético, ya que la frecuencia vibratoria del ronroneo es altamente sanadora.

Por otra parte, parece ser que los gatos son maestros en el trabajo con el Tercer Ojo o sexto chakra. Si tenemos un gato en casa, recibiremos esa fuerza canalizada que nos ayudará a ser más conscientes y desarrollaremos más fácilmente la intuición. Además nuestros amigos felinos, como guardianes del plano astral, nos protegen durante el sueño por la noche mientras dormimos (ni que decir tiene que es totalmente recomendable dejarlos dormir con nosotros, es bueno para estrechar el vínculo y para la salud de ambos, animal y humano).

La comunicación intuitiva con los animales es posible si somos capaces de ponernos a la altura de su nivel vibratorio, que es justamente el del chakra del corazón. Es fácil entender entonces porqué nos conmueven tanto y porqué los animales que conviven con nosotros parecen “sentir” nuestro estado de ánimo. El vínculo que mantienes con el animal con el que compartes tu vida es mucho más que el del dueño y su mascota, es una unión sagrada y sanadora a todos los niveles que nos ayuda tanto a humanos como a animales a evolucionar como especie.

Las facetas del alma

Las facetas del alma

El alma, a nivel energético, está compuesta de múltiples facetas o fragmentos. Para hacernos una idea gráfica sería como una esfera de cristal facetado con seiscientas diecisiete caras, que serían las porciones álmicas de energía y conciencia de que consta; estas facetas se encuentran unidas entre sí a través de nuestra vibración base, que es única e irrepetible y funciona como una especie de firma energética que todos tenemos y que nos representa.


Pérdida de facetas del alma

En determinadas ocasiones es posible que alguna de estas facetas se desenganche del resto y se desprenda del alma, pudiendo incluso llegar a perderse. Estas partes pueden ser tanto pequeños fragmentos como grandes porciones de energía suficientemente sustanciales como para llegar a cobrar cierto nivel de autoconciencia. Una parte sustancial de nuestra energía que se ha separado de nosotros puede suponer del 0.01% al 10% de nuestro campo energético, siendo este último caso una pérdida significativa.

Las situaciones en que podemos perder estas facetas son muy diversas: un trauma, un accidente, una operación quirúrgica o una donación de órganos, un enfrentamiento intensamente emocional… pero también puede darse una pérdida durante un incidente en el plano astral, que ocurre mientras dormimos y del que no tenemos conciencia, o un robo energético del que no nos percatamos, el uso de drogas o alcohol, o incluso puede tratarse de una cesión voluntaria de una faceta del alma por nuestra parte, entre otros casos.

La pérdida de facetas del alma se puede producir también en una relación entre dos personas que mantienen un vínculo profundo más allá del nivel físico y energético, es decir, cuando son sus almas las que interactúan. En estos casos puede producirse un intercambio energético de fragmentos álmicos siendo posible que se llegue a perder una faceta del alma de una de las personas; en este escenario, ese fragmento se “engancharía” en el alma del otro integrante de la pareja sin que ninguno de los dos sean conscientes de este cambio.

Captación de facetas ajenas

Pero no solo podemos perder facetas de nuestra alma, también podemos asumir, atraer o captar fragmentos álmicos de otra persona, lo cual implica asimismo un problema energético ya que esa energía que portamos en nuestra alma no posee nuestra misma vibración ni nos corresponde, de manera que interfiere energéticamente, cuando no nos provoca incluso algún bloqueo.

La mayor parte de las veces, la captación de facetas ajenas se lleva a cabo inconscientemente, aunque existe el robo de fragmentos de alma pero no se da tan frecuentemente como otros escenarios en que asumimos sin darnos cuenta facetas que no nos pertenecen. Más frecuentes son casos como un exceso de preocupación por una persona y un excesivo enfoque en evitarle cierto sufrimiento, o a la inversa, una persona demasiado enfocada en nosotros o que desea entregarnos una cualidad que sabe que anhelamos y él/ella posee; por la ley de que lo similar se atrae, es también posible captar una faceta ajena que esté vibrando en nuestra misma frecuencia (especialmente si es de sufrimiento).

Proceso de identificación y restauración

Ahora que sabemos que el alma está compuesta de múltiples facetas y que algunas de ellas pueden llegar a perderse, se nos plantea la pregunta: ¿cómo saber si he perdido algún fragmento álmico?, y consecuentemente: ¿es posible recuperar una faceta que hemos perdido o devolver una parte que hemos asumido y que no nos corresponde?

La respuesta a esta última pregunta es «sí», es posible recuperar una parte del alma que se ha desenganchado del total, al igual es se pueden devolver las facetas ajenas que llevamos con nosotros y que interfieren negativamente en nuestro campo energético. Existen distintas formas de saber si se ha perdido una faceta, y una de ellas es la consulta a nuestros Registros Akáshicos, pues en ellos se encuentra toda la información que concierne a nuestra existencia, por tanto también está registrado todo lo que ha experimentado el alma desde su creación.

No solo se pueden identificar y localizar las facetas perdidas (o las que nos sobran) a través de la consulta de nuestros registros, el contar con esta información hace posible que podamos restaurar el alma; los fragmentos perdidos, a través de una sanación, se pueden reintegrar en el alma a la que pertenecen de manera que ésta quede restaurada y completa.